El producto se ha añadido al carrito

Cómo ganarle la partida al TDA-H, por Amparo Ibáñez (Pedagoga)Volvervolver

Niños que no paran quietos – corren, saltan, trepan… – que no pueden controlar sus impulsos, lo tocan todo y juegan con todo. Hablan sin parar, interrumpen en las conversaciones, olvidan las cosas, otras las pierden y raramente terminan lo que empiezan… Aunque parezca imposible en este caos es posible poner orden.


Actualmente el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad parece ser bastante común en la infancia, siendo diagnosticado cada vez con mayor frecuencia. Últimamente surgen voces opinando que el TDA-H está de moda, alegando que en la actualidad existe un diagnóstico excesivo. Pero los últimos datos recogen una incidencia real de alrededor de un 6%, es decir para poder hacernos una idea por cada aula de 25 niños uno padece este trastorno y aunque en ocasiones la falta de normas y límites educativos hace que los niños muestren en su comportamiento los síntomas del TDH-A : falta de atención, impulsividad y sobreactividad, ante la mínima sospecha una rigurosa valoración médica y psicopedagógica permitirá establecer un diagnóstico correcto y en consecuencia una intervención efectiva.

 

¿Y qué podemos hacer los padres si nuestro hijo padece TDA-H? Información y formación son necesarias para poder ayudarlos y comprenderlos. Participar en programas de orientación familiar ayudará a los padres a adquirir estrategias para controlar la situación, conseguir un buen ambiente familiar y ayudar al niño a reducir sus dificultades.

 

 

Respecto al tratamiento, los procedimientos más actuales apuestan por una intervención multimodal e individualizada, ya que se deben atender las características concretas de cada caso:

Tratamiento farmacológico, prescrito por un profesional médico (metilfenidato).

- Tratamiento cognitivo-conductual, mediante el cual se enseña al niño estrategias dirigidas a ejercer por sí mismo el control de su comportamiento.

- Tratamiento psicoeducativo, centrado en el desarrollo de las funciones ejecutivas necesarias para llevar a cabo los aprendizajes académicos, (memoria de trabajo, control de la atención, planificación y toma de decisiones entre otros).

 

A nivel familiar, junto con la utilización de técnicas de modificación de conducta, también se puede ayudar a modular la impulsividad y entrenar la atención reforzando así la intervención psicopedagógica de una forma más distendida . ¿Cómo? Mediante juegos. Beneficiosos para todos, grandes y pequeños, los juegos son una herramienta más dentro de los programas de intervención del TDA-H ya que permiten desarrollar determinadas áreas y ejercitar las funciones ejecutivas de una forma lúdica y divertida.

 

 

Veamos qué aspectos mejoran en los niños con TDA-H mientras juegan:

 

Conocen y siguen las normas del juego.

Esperan su turno y saben esperar.

Son capaces de mantener la atención durante un tiempo más o menos prolongado.

Piensan antes de actuar.

Planifican estrategias.

Mejoran la concentración y la memoria.

Focalizan la atención inhibiendo posibles distractores.

Mejoran su comportamiento social adaptativo.

Controlan sus emociones, unas veces se gana y otras se pierde, ¡no pasa nada!

 

Hoy en día encontramos juegos muy variados que permiten reforzar diferentes áreas, (completar rompecabezas, identificar figuras visualmente, localizar dibujos repetidos en una serie, juegos de cálculo mental, construir palabras con un significado lógico escogiendo las letras, reproducir figuras a partir de pequeñas piezas, etc).

 

A la hora de jugar lo ideal sería haber organizado previamente la sesión de juego, de forma que no hayan interrupciones y se pueda disponer de ese tiempo con total tranquilidad, en un ambiente relajado. En el momento de plantear el juego al niño, se debe intentar hacerlo de una forma divertida y atractiva, procurando que le resulte motivador y así centre en él toda su atención.

 

Antes de comenzar, se deberá explicar de forma clara y sencilla en qué consiste el juego, así como las instrucciones, normas y pasos que hay que seguir. Una vez explicadas las reglas del juego ya se puede comenzar a jugar, a reír y sobre todo a disfrutar a tope de ese tiempo juntos.

 

No quisiera finalizar sin dejar una pequeña selección de juegos, que por sus características potencian las capacidades atencionales y que os recomiendo

especialmente para niños diagnosticados con TDA-H.

 

FORMAPALABRAS

Características:

- Orientación espacial

- Razonamiento

- Concentración

 

CARTATOTO SUMAS

Características:

- Percepción visual

- Razonamiento

- Concentración

 

 

TANGRAM

Características:

- Percepción visual

- Orientación espacial

- Razonamiento

- Concentración

- Imaginación y creatividad

 

 

MASTER MIND

Características:

- Lógica deductiva

 

 

PENTOMINOS

Características:

- Percepción visual

- Orientación espacial

- Razonamiento

- Concentración

- Imaginación y creatividad

 

 

CROSS-DICES

Características:

- Orientación espacial

- Razonamiento

- Concentración

 

 

 

 

 

¡Hola amiguitos!