El producto se ha añadido al carrito

Que ningún niño juegue con desventaja. Por Amparo Ibáñez, pedagoga.Volvervolver

Imagínate  que una mañana, cuando llegas a la oficina y mientras se enciende tu ordenador rebuscas en el interior del cajón las gafas que habitualmente utilizas, pero ¡ay! parece que ahí no están.  De repente, aparece en la pantalla ese informe que debes terminar hoy, y con angustia descubres que  estás perdido ya que sin ellas te sientes  incapaz de distinguir una serie  palabras y letras  que podrían pasar por  caracteres chinos. Y es entonces, cuando con un gran esfuerzo, consigues más o menos deducir algunas palabras y establecer algún significado menos mal que para estos casos le damos a la tecla de visualización - zoom - ampliar y ¡asunto resuelto! Para alguien que sufra dislexia debería ser igual de fácil.

 

El 8 de noviembre es el Día Internacional de la Dislexia y hemos querido dedicarle unas líneas.
Los ni
ños que padecen Dislexia, denominada por el DSM- 5 como Trastorno Específico del Aprendizaje,  se enfrentan todos los días a situaciones angustiosas similares, son como miopes sin gafas asegura la fundadora de Change Dyslexya.

 

Muchos niños en edad escolar suelen ser calificados por padres y maestros como perezosos, impulsivos y desmotivados por su bajo rendimiento académico. Cabe señalar que la dislexia afecta a un 10% de alumnos, que muchos de ellos ni tan siquiera cuentan con undiagnóstico establecido y que pese  a sus efectos negativos sobre el aprendizaje no tiene nada que ver con la inteligencia,  causando un 40% de abandono escolar en nuestro país.

 

 

Desafortunadamente  el sistema educativo actual no es compatible con este problema, ya que la mayoría de aprendizajes se realizan a través del código escrito y el niño disléxico no es capaz de llegar mediante la lectura a comprender los significados, con lo cual termina por rechazar este tipo de tareas y adopta frente a ellas una actitud negativa.

 

Aunque no existen dos disléxicos iguales, sí existen una serie de indicadores que nos pueden llevar a sospechar sobre la existencia de este trastorno, tales como: dificultades de comprensión lectora, discrepancia con el nivel de lectura de dos años, problemas con la memoria a corto plazo, faltas de ortografía, antecedentes genéticos...

 

Una vez realizada la evaluación psicopedagógica y establecido el diagnóstico hay que entender que la dislexia no es una enfermedad y que por lo tanto no tiene cura, pero  mediante la intervención adecuada se puede mejorar notablemente  poniendo en marcha, tanto desde el ámbito escolar como el familiar una serie de recursos y adaptaciones a nivel de material y de metodología, apoyado con otras estrategias como juegos específicos  para reforzar y motivar al niño.

 

¿Cómo podemos ayudarle?

 

Escribir los enunciados de forma  sencilla, con mensajes cortos y claros sobre lo que debe hacer. Resaltar en fluorescente lo fundamental de los textos acotando así la información, dejar suficiente espacio entre líneas de forma que pueda captar de forma más clara lo que debe de hacer sin perderse con información innecesaria.

 

Utilizar esquemas con apoyo visual de imágenes para reforzar los conceptos e ideas, evitando en la medida de lo posible el exceso de palabras escritas

 

A nivel metodológico el centro escolar debe  proponer una práctica guiada y monitorizada, utilizar el trabajo cooperativo en el aula. Realizar evaluaciones de forma oral en lugar de escrita podría resultarle de gran ayuda.

 

El juego es una útil herramienta que permite de forma distendida trabajar y mejorar diferentes aspectos de la dislexia tales como la asociación de los sonidos con las letras (sonido/grafía) o  favorecer  la producción de palabras a partir de  letras y sílabas,  aprender otras nuevas y adquirir agilidad y fluidez lectora. Estos juegos facilitan una forma de escritura diferente ya que solo tienen que juntar las letras que ya aparecen dibujadas en fichas y mediante las dinámicas del juego, de forma indirecta, están trabajando  las omisiones, sustituciones, adiciones y rotaciones de las letras  en las palabras.

 

Os proponemos unos juegos que pueden ayudar:

 

Mi primer juego de palabras

 

 

Mastermind letras

 

 

Fast words

 

 

Formapalabras

 

 

Cross dices family

 


 

EDUCA

amparo.gabinete@gmail.com

www.gabinetepedagogicoeduca.com

¡Hola amiguitos!