El producto se ha añadido al carrito

21 de Marzo... Puedo jugar contigo?Volvervolver

Hace unos días tuvimos una de las conversaciones más bonitas, transparentes y sinceras que hemos mantenido en mucho tiempo, y sólo tuvimos que escuchar (que siempre es mejor que hablar). Comentábamos sobre las diferentes capacidades de los alumnos, en concreto, del Síndrome de Down, cuyo día Mundial se celebra el próximo 21 de Marzo. Hablábamos de Juego, de utilizarlo en las clases de contenido curricular y de adaptarlo a alumnado con Necesidades Educativas Especiales (N.E.E.), de lo importante que era que el profesorado supiese hacerlo, teniendo en cuenta las características de cada necesidad pudiendo llegar más a ellas.

Todos los niños necesitan jugar. Y ya no sólo por pasarlo bien, sino porque es requisito fundamental para un completo y correcto desarrollo a nivel físico, cognitivo, emocional y social. Para un niño con Síndrome de Down, dadas sus condiciones físicas y cognitivas, el proceso de Juego puede resultar algo más complejo. Sin embargo, el tiempo, el esfuerzo y el entusiasmo que dediquemos a jugar con él se verán completamente compensados en cuanto iniciemos la partida.

En mitad de la conversación surge una pregunta. La respuesta es contundente. Todo lo que soy es gracias a ella.

Todos los niños, TODOS, aprenden por imitación, observando cómo lo hacen los demás. Si jugamos con ellos, aprenderán las normas del Juego, a utilizar los diferentes componentes, a realizar estrategias, enriquecerán y trabajarán el lenguaje, desarrollarán psicomotricidad y habilidades cognitivas y aumentarán su creatividad. Y esto que hacen también a la perfección los niños con Síndrome de Down (aprender por imitación) es justo lo que deberíamos aprender, a imitarlos.

Porque si nos fijamos en ellos, y los imitamos, adquiriremos valores y principios que con total seguridad enriquecerán nuestra persona. Y es que...

... No conocen la maldad, ni juicio, ni prejuicio. Siempre están.

... Aceptan y respetan todas y cada una de las diferencias.

... Viven el presente, aman la vida y disfrutan de lo cotidiano.

... Tienen paciencia, son constantes, van despacio y sin prisa.

... Disfrutan la música y el baile, y precian el silencio.

... Agradecen, agradecen, agradecen...

... Y se muestran y son tal y como son.

No lo crees? Juega una partida. Sólo tienes que imitarlos y saldrás ganando... aunque a ellos eso no les importe... porque no compiten, sólo valoran los pequeños logros, los tuyos, los suyos, los de TODOS.

 

Escuela MarcAis.

¡Hola amiguitos!