El producto se ha añadido al carrito

A jugar que son dos días!Volvervolver

Cuánto que nos gusta a los adultos proponer y hacer sin preguntar... intuir sin averiguar...


Por fin es Verano, algo atípico, pero Verano.


Y más si les preguntamos a los niños. Sí, a esos niños que una vez más nos han enseñado que para sobrevivir sólo hace falta vivir aceptando la vida como viene. 


Por suerte para nosotros (y para ellos...) en estos días nos hemos vuelto a rodear de sus voces, risas y ganas de todo. Un reencuentro raro, único, necesario, esperado, muy esperado...


Se nos había olvidado esa sensación de que el despertador nos sacase de la cama corriendo a preparar miles de actividades que estimulen sus jóvenes y absorbentes cabecitas ansiosas de todo a la vez. 


A ellos, afortunadamente, no se les ha olvidado qué son y sobre todo, qué quieren y qué necesitan. Los niños son-quieren-necesitan niños, y bajo una prudencia máxima, ya se tienen unos a otros.


Nos encontramos a mitad de nuestra Escuela de Verano, también algo atípica, pero Escuela de Verano. Y hoy, en una de las actividades, hemos preguntado a un grupo de niños lo siguiente (la pregunta era tan gustosa de responder que ni siquiera sus educadores han podido evitar dar respuesta, que por pedir no quede):


“Si este Verano, os diesen a elegir entre todas las cosas que quisierais hacer, pero sólo pudieseis elegir una, cuál sería?”


Y ahí, justo en ese momento en el que les dejas pensar, elegir, decidir por y para ellos, aparecen las propuestas más bonitas, ocurrentes y sobre todo necesarias para ellos:


... hacer una búsqueda del tesoro, tirarme en paracaídas, ir a un paintball, viajar, tener un perro, pasar una noche con mis amigos, celebrar mi cumple, navegar en una nube, ir a la piscina, tomar la comunión, hacer una guerra de chocolate ...


Tras sus respuestas, se nos ha ocurrido preguntarles que, de no ser posible la concesión de su deseo, por qué lo cambiarían si lo pudiesen disfrutar con amigos???


Respuesta unánime: JUGAR CON ELLOS!


Pues eso... que llegados a este punto, igual todo se puede reducir a JUGAR, y de eso, como consejo,  podéis preguntar a Cayro, que entiende mucho...


Pasad muy buen Verano, lo mejor posible, disfrutad y disfrutad de vuestros niños y niñas, y si en algún momento no sabéis qué necesitan, siempre les podéis proponer JUGAR.



Escuela MarcAis. 

¡Hola amiguitos!