El producto se ha añadido al carrito

El desarrollo del lenguaje oral, por Amparo Ibáñez (pedagoga)Volvervolver

El lenguaje es la facultad que tenemos para expresarnos y comunicar nuestros pensamientos a través de la palabra hablada. Mediante una maduración progresiva los niños van desarrollando su capacidad de hablar mediante la repetición de las palabras que continuamente oyen en su entorno. Y es así como poco a poco se van construyendo las estructuras del lenguaje oral, el cual,  mediante el desarrollo de la comprensión va adquiriendo un significado.

El desarrollo del lenguaje oral en los niños es de gran importancia, ya que su uso les permitirá expresar sus sentimientos, comunicarse y socializarse. En la etapa de educación infantil cobra gran importancia puesto que será el instrumento que les permitirá realizar un aprendizaje escolar satisfactorio. Pero en ocasiones algunos niños presentan un desarrollo  ralentizado, sin que esto tenga que ver con ningún tipo de alteración o déficit cognitivo, aunque si existen evidencias de un fuerte vínculo genético.

 

 

Algunos de los signos que nos pueden alertar son:

 

-    Emisión inferior a 10 palabras diferentes entre los 18-24 meses.

-    Expresión limitada.

-    Poca fluidez verbal.

-    Sintaxis inmadura.

-    Deficiente estructura gramatical de las frases.

-    Alteraciones de articulación.

 

 

¿Cómo podemos estimular el lenguaje de los niños?

 

El juego es la mejor herramienta como estrategia de intervención. Podemos utilizar aquellos que  mediante tarjetas de secuencias temporales permiten al niño describir  una situación tras  ordenarlas,  otra posibilidad  para trabajar la expresión verbal es presentarle láminas como la que aparece en Emo-Park y que él  nos vaya contando lo que ve en ella o señale la situación que nosotros le describimos a él.

 

Juegos como ¿Qué te cuentas? permiten que los niños ejerciten la expresión verbal mediante la descripción de las situaciones encadenadas que se van sucediendo en las tarjetas, teniendo que construir enunciados complejos de forma divertida. Los Dominós de imágenes permiten trabajar la memoria a corto plazo, importante para la fijación mental de las palabras.

 

 

 

 

 

Es importante dedicar un tiempo diario para estar con el niño y hablar con él, exigirle respuestas claras y detalladas evitando que utilice monosílabos, no responder por él y dejarle que se exprese. Todo ello intentando además no ser excesivamente correctivo, animándole con cada pequeño logro para que como dijo L. Wittgenstein: los límites de su lenguaje no sean los límites de su mundo

¡Hola amiguitos!