El producto se ha añadido al carrito

Entender la lectura como un juego, por Amparo Ibáñez (pedagoga)Volvervolver

Las vacaciones escolares dejan a un lado horarios y obligaciones, dando paso al tiempo libre. Vamos a organizar ese tiempo en el que todo tiene cabida de una forma más distendida, sin perder de vista  dos elementos fundamentales en el desarrollo del niño a los que debemos dar  especial protagonismo en la época estival : el juego y la lectura.

Los niños, claro está, juegan para divertirse, pero además el juego es en sí mismo un recurso  de gran valor educativo. El segundo elemento,  la lectura, es  fundamental para  que la mente del niño se abra al universo que le rodea,  sin olvidar que supone una herramienta básica en el ámbito escolar. El verano puede ser un buen momento para fomentar el hábito de la lectura y disfrutar  con ella,  pero antes los niños deberán de haber automatizado una serie de procesos indispensables para ser un buen lector como:  reconocer las letras para posteriormente identificar las palabras, asociar correctamente cada grafía con su sonido o contar con un buen repertorio de vocabulario que les permitirá reconocer rápidamente las palabras escritas y su significado.  Sin estas estrategias muchos niños, al dirigir todo el foco de atención a la descodificación de las palabras (letra a letra o sílaba a sílaba), fallan en las habilidades de comprensión lectora. Para poder leer y comprender en estos casos deben realizar un gran esfuerzo cognitivo, por lo que sienten cierto rechazo hacia la lectura y esta dificultad  afecta directamente a todas las áreas escolares.

Vamos a ver como mediante el juego podemos trabajar de una forma diferente  las operaciones  necesarias para llevar a cabo una lectura eficaz.

 

Mi primer juego de palabras 

Para los niños que ya conocen las letras, a partir de 6 años aproximadamente, este juego  permite formar palabras a partir de las letras que se presentan en el tablero. Trabajamos el concepto de palabra y también podemos practicar la conciencia silábica, separando en sílabas la palabra formada.

¿Qué ves?

Cómo formular preguntas, desarrollar la expresión oral, relacionar ideas. Son procesos que se activan mediante este juego. Recomendado a partir de 4 años.

 

Fast words

Con este juego vamos a trabajar la conciencia semántica ya que los jugadores no solo  deberán formar palabras con el mayor número de letras posible, sino que además deberán estar relacionadas con un tema.

Recomendable a partir de los 8 años.

 

 

 

Letras magnéticas

Perfecto para que los más pequeños se vayan familiarizando con las formas y nombres de las letras.

 

 

Tangram

Con este juego los niños trabajan la capacidad de organización del espacio, de lateralidad y de percepción visual, necesarios para reconocer visualmente la imagen global de las palabras, facilitando así  la lectura rápida sin necesidad de descodificarlas.

 

Formapalabras magnético

La finalidad del juego es construir palabras, de forma transversal los niños  realizan asociaciones con las letras . Su formato magnético lo hace perfecto para los  viajes.

 

 

A partir de 7 años.

 

 

¡Hola amiguitos!