El producto se ha añadido al carrito

Juego en familia por Amparo Ibáñez, pedagoga.Volvervolver

En pocos días llegará la Navidad, una época sin duda muy entrañable para toda la familia pero sobre todo para los más pequeños. Seguramente, para no dejar nada a la improvisación, unas semanas antes habremos planificado debidamente “todo” lo que estos días conllevan (encuentros familiares, compras, decoración de la casa, planes con los niños..).

 

 

¡Qué no se te olvide destinar estas Navidades tiempo para pasarlo en grande jugando con tus hijos!

 

El juego es un instrumento fundamental que favorece el desarrollo del niño a nivel motor, cognitivo, social y emocional, por eso los pedagogos y psicólogos educativos insistimos cada vez más en la necesidad de dejar tiempo al niño para que juegue.

 

Mientras juegan, una serie de hormonas se activan favoreciendo así el desarrollo cognitivo. Pero si además, nosotros nos implicamos en su juego, este todavía será más enriquecedor. Al interactuar con él vamos a mejorar los vínculos familiares y a educar de una forma “encubierta", puesto que cuando jugamos con los niños, a través de nuestros gestos, palabras y forma de actuar les estamos transmitiendo valores positivos:

 

- Aprenden a tolerar la frustración, ya que unas veces se gana y otras se pierde.

 

- Aprenden las reglas del juego, con ello las funciones ejecutivas se activan, (memoria, atención, inhibición de otros estímulos, razonamiento, toma de decisiones..).

 

- Se activa la inteligencia emocional, hay que tener paciencia, respetar los turnos y colaborar a la hora de recoger los juegos.

 

También se refuerza de manera especial su propia autoestima, ya que el pequeño percibe que se cuenta con él , que los padres están a su disposición y que a ellos también les gusta disfrutar de su compañía y compartir con ellos su tiempo. Os damos algunas ideas para pasar tiempo jugando en familia:

 

Juego de Parchís - Oca, recomendado a partir de 5 años. Ayuda a desarrollar aspectos cognitivos como la orientación espacial, la planificación y anticipación y la atención. Además trabajamos la viso-percepción y afianzamos el cálculo mental.

 

 

 

 

Lotto, juego clásico que puede contar con varios jugadores. Con él se trabaja especialmente la atención y el reconocimiento y aprendizaje  de los números. Recomendado a partir de 6 años.

 

 

Pero los beneficios del juego no se agotan en la niñez. Cuando llega  la adolescencia se produce un distanciamiento entre padres e hijos. Los juegos de mesa se convierten en un buen aliado para reunir a toda la familia y  favorecer la comunicación, fortaleciendo lazos afectivos mientras se disfruta de una forma divertida y armoniosa.

 

Ya os hemos hablado muchas veces de Quizzers, un juego clásico de preguntas con la tecnología de las Apps. Pueden participar hasta cuatro jugadores de distintas edades con preguntas adaptadas a su nivel de conocimiento, pensadas  para  reforzar los aprendizajes escolares.

 

 

También podemos jugar a Macropoly, indicado para jugar en familia con niños a partir de 8 años. Además de trabajar la atención, el pensamiento abstracto y el cálculo mental entre otros, la dinámica del juego les permitirá “viajar” y conocer las ciudades más importantes de todo el mundo.

 

 

Hemos mostrado algunos juegos que os pueden interesar ajustados a diferentes edades.

Relájate y disfruta, el juego siempre es beneficioso para toda la familia:)

 

Amparo Ibáñez.

www.gabinetepedagogicoeduca.com